Leyenda de Oteren y Runk

Según cuenta la leyenda, Oteren y Runk fueron dos hermanos nacidos de la unión entre un dios y una humana hace muchos siglos, en los primeros tiempos de Petria.
Cuando llegaron a los 15 años, los dos decidieron ir a Midgaard para escoger alguna profesión que les permitiese desarrollar sus inusuales poderes hasta la plenitud, pero se encontraron que en poco mas de un año ya habían aprendido todo cuanto los Maestros de las cofradías les podían enseñar.
Sedientos de mas conocimientos, y deseosos de llevar su potencial hasta el limite, ambos decidieron iniciar un viaje por los lugares mas alejados de Petria y aprender cuantas técnicas de combate y conjuros pudiesen.
Encontraron maestros que se prestaron a iniciarles en artes secretas, observaron seres extraños luchar y aprendieron sus movimientos, descubrieron pergaminos largo tiempo olvidados con conjuros detallados en ellos, e incluso llegaron a desarrollar sus propias técnicas, y cuando ambos se dieron por satisfechos, se volvieron a encontrar, pasados 10 años, en el lugar donde nacieron.
Sin embargo, cuando empezaron a compartir lo que habían aprendido, ambos se llevaron una desagradable sorpresa. Los dos habían cambiado mucho, y seguido dos caminos totalmente diferentes. Mientras Oteren había aprendido mayormente habilidades para ayudar a los demás, Runk había aprendido oscuros conocimientos de muerte y destrucción. Oteren sabia como curar, sabia com proteger, y sabia luchar de forma noble, Runk en cambio sabia como enfermar a la gente, como convertir a los muertos en zombies, y como matar a alguien por la espalda sin que este supiera nunca que le había golpeado.
Se dieron cuenta que ambos habían cambiado mucho desde la ultima vez que se habían visto, no era tan solo los conocimientos, era también su forma de vivir y de ver las cosas: Oteren creía firmemente en los valores del Bien, mientras que Runk seguía los dictados del Mal.
Ambos estaban asqueados por lo que se había convertido su hermano, y estuvieron a punto de empezar una lucha en ese mismo momento, pero al final el peso de la sangre pudo mas y decidieron separarse y no volver a verse mas.
Cada uno a su manera fundo una escuela donde enseñaron a aquellos que podían aprenderlas las habilidades y la filosofía de vida que sabían, y poco a poco salieron de esas escuelas nuevos adeptos que a su vez enseñaron a otros, formándose así lo que hoy se conoce como Los Seguidores de Oteren y Los Seguidores de Runk.
Al extenderse el numero de seguidores de ambos hermanos, se hizo patente la inevitabilidad del enfrentamiento. Empezó con pequeñas luchas individuales, pero pronto se extendió hasta ser una guerra total en que ambos bandos casi se aniquilaron mutuamente. La guerra acabo cuando los dos hermanos desaparecieron.
Según se cree, ambos murieron en manos del otro en un duelo a muerte entre los dos, pero nadie sabe con certeza que ocurrió y nunca se encontraron los cuerpos ni el lugar de la supuesta lucha. Ambos bandos, sin sus líderes y diezmados, se dispersaron por toda Petria, y algunos de ellos han seguido impartiendo las enseñanzas de sus escuelas durante siglos de generación en generación.
Aun siguen vigentes las viejas reglas, y no todas las razas pueden seguir los caminos que marcaron Oteren y Runk, eso sin mencionar la dificultad de encontrar a un Seguidor dispuesto a hacer de Maestro, sin embargo, unos pocos elegidos tienen el privilegio de conseguirlo, entre los cuales puedes estar tu.
Cuando te llegue el momento escoge con sabiduría: a Oteren si prefieres artes nobles, conjuros de protección, y fuertes conjuros de ataque sobre fuerzas maligna; a Runk si prefieres luchas sucias y la magia negra.